EL CALOR
DE LA COCINA

El Gran Asador Lecanda es una cocina ancestral renovada inspirada en las costumbres de los antiguos caseríos y en los rituales de las sociedades gastronómicas vascas, un reflejo de nuestra historia, nuestra cultura y nuestra manera de vivir. Una cocina que encuentra su máxima expresión en la parrilla donostiarra tradicional; hierro y fuego envueltos en humo de encina. Del mar a la brasa.

LA BRASA

Bien con clásicas varillas tubulares de las parrillas de Orio, sobre las que reposan directamente los pescados, bien con las besugueras al estilo de Getaria, nadie comprende ni maneja el metal y las brasas en la cocina como los vascos, cuyo arte consiste en dañar lo menos posible un producto espectacular en torno al que reunirse para comer, beber y cantar. Raíces y hedonismo comparten mesa.

LA ESENCIA

El fuego de la auténtica cocina vasca solo admite un producto de proximidad y respeto por la estacionalidad. Solo así el maestro de las brasas de podrá transmitir su magia a los nobles besugos, rodaballos y lenguados o a las chuletas. Un toque de autor que mezcla tradición y vanguardia, una herencia como punto de partida en el camino hacia la innovación.